lunes, 21 de julio de 2014

13 + 1

- Autora: Alegría Sagot

- Tipo: Super Junior, MBLAQ, Rainbow, Henry x fan, Seungho x Jae Kyung, hetero, serial, menores 18


PRÓLOGO


13+1, es una comedia romántica cuyo personaje principal es Isabell una chica maltratada por su madre la cual sufre de trastornos mentales, pero tras ser ayudada por su mejor amigo Seung Ho termina por enamorase de él. Las vueltas del destino hacen que Isabell y Seung Ho se separen y ella se encuentre con Henry un chico demasiado inseguro por un trauma pasado y con el resto de sus compañeros del famoso grupo de Super Junior, con el cual está comenzando su carrera. Heechul y Lee Tuck se unen para intentar juntar a Isabell con Henry con una serie de divertidas ideas, para que así ambos puedan superar su doloroso pasado.

CAPÍTULO 1

15 de Abril del 2000
- Min, lo siento mucho pero ya está decidido, no voy a continuar más con esto- Dijo un hombre en el umbral de la puerta:- Aquí están los papeles del divorcio- Dijo intentando entregarle los papeles a una mujer.
-¿Y por qué supones que los voy a firmar? Roberto- Contestó la mujer malhumorada.
-Sólo fírmalos antes de que mi hija y yo nos vayamos para Brasil. No es una amenaza, pero sabes que en tu estado y con los resultados del siquiatra en mí mano, podría internarte en un centro, pero no quiero hacer eso… sólo por Isabell-
-De todos modos ella no es mi hija, no le va importar… ¿sabes que los vecinos hablan todo el tiempo por su color de piel? Es horrible que haya nacido así- Dijo con desdén.
-¡Ya basta!- Intervino el hombre:-Sólo asegúrate de hacer lo que te digo, mientras yo iré a la embajada a terminar de tramitar los papeles de Isabell-
-Haz lo que quieras- Dijo ella retirándose y dejándole espacio a una pequeña niña que se asomó:- Papá va a ir por una cosas y luego pasa a recogerte, se que no te gusta estar con tu mamá pero se buena, dile que vamos a ir con la abuela y que no tiene por que preocuparse-
-Está bien- Contestó la niña.
-Te amo mucho, mucho- Dijo el dándole un beso en la frente.
-Yo también papá- Contestó alegre.
            No obstante, a pesar de que su padre había prometido regresar, nunca lo hizo. Poco fue consiente Isabell de lo que pasaba en ese momento. Varios policías visitaron su casa aquella noche para informarle a la familia que Roberto había fallecido en un accidente de carro, justo cuando regresaba de la embajada.
            La madre de Isabell que había sufrido graves trastornos mentales después del parto, resintió de una manera muy extraña su muerte. Pero más allá de ello, descargó toda su ira con su hija, pues en su mente creyó que ella había tenido toda la culpa de lo sucedido. Para cuando Isabell cumplió los 15 años, su madre le había recriminado tanto, que ella comenzó a pensar que en verdad  había tenido la culpa.
            Su situación fue tan complicada, que tuvo varios ataques depresivos, además de su baja autoestima. Ocasionalmente agredida física y mentalmente por su madre, Isabell no pudo hacer más que guardar silencio por que no tenía a nadie a quien comentárselo; su madre era la única familia que le quedaba en Corea y tampoco tenía amigos, ya que la consideraban demasiado aburrida como para entablar una conversación con ella. Sin embargo Isabell tampoco intentaba acercarse a nadie, debido a que era demasiado tímida  para ello, hasta que un día en el colegio todo cambio.
-Oye… ¿puedo sentarme contigo?- Preguntó un muchacho acercándose a la hora de almuerzo. Era lindo, pero tenía un aspecto rebelde.
-¿Eh?... ¿Conmigo?- Preguntó ella sorprendida.
-Sí- Dijo tomando asiento:- Soy el estudiante nuevo, Seung Ho, estamos en la  misma clase ¿recuerdas?- Ella asintió apremiante:- Como estamos a mitad de año ya todos se conocen y es muy molesto interactuar con los grupos, entonces te vi almorzando sola y pensé que si no te molesta podríamos andar juntos, pareces buena gente-
-¿Es en serio?- Preguntó ella desconcertada.
-Sí, pero si no quieres me voy- Dijo levantándose.
-No, no- Se apresuró a decir:- No  intentaba ser grosera… es que  me han dicho que soy muy aburrida- Dijo con una sonrisa dolorosa:-No creo te guste andar conmigo-
-¿Quién te lo ha dicho?- Preguntó Seung Ho.
-… todos-
-¿Todos?- Ella asintió:- Bueno yo no soy como todos, yo soy una estrella, así que te daré el honor de que seas mi primera amiga antes de ser famoso, hola soy Seung Ho, tengo 16 años y acabo de mudarme a Seúl- Dijo extendiéndole la mano.
-Mi nombre es Isabell, también tengo 16 años y vivo en Seúl desde siempre… muchas gracias- Dijo ella con sinceridad aceptándole el apretón de manos.
-Que rara eres- Se mofó él:- Deberías decir, es un placer o algo así, no dar las gracias-
-¿Eh?... Lo siento…- Dijo algo apenada.
-No hay por que disculparse, me gustan las chicas raras-Dijo sin darle mucha importancia:-¿Intercambiamos el almuerzo? No me gusta la comida de mi mama-Cambió de tema.
-Pero ya empecé el mío…-
-No importa, no  me molesta- dijo el quitándoselo.
            Isabell que había accedido, se quedó pensando en que tal vez para Seung Ho no había sido tan importante, pero esas palabras la habían hecho muy feliz. El poseía todas las características que a ella le faltaban, era sociable, y a pesar de que tendía a ser con frecuencia sarcástico, era amble; pero lo más importante, tenía mucha confianza en sí mismo.
Conforme pasaron los días, ambos se habían acercado mucho, pero Seung Ho había entablado amistad con varios de sus compañeros, más no por ello Isabell hacía lo mismo. Frecuentemente se preocupaba de que Seung Ho la creyera aburrida y la dejara de lado, entonces se esforzaba mucho por intentar ser más interesante.
-Oye Isabell- Le llamó una chica acompañada por sus amigas, mientras se cambiaban en los baños para la clase de educación:- Nos preguntábamos ¿si tú estás saliendo con Seung Ho?-
-¿Qué?- Se sorprendió ella:- Lo conozco hace apenas un mes- Dijo nerviosa.
-Sí pero… teníamos curiosidad… la verdad es que a Ko Ara le gusta- Dijo señalando a una chica entre el grupo:- Y piensa declararse, no hay ningún problema ¿verdad?-
-¿Qué problema va a ver?- Intervino otra chica de aspecto altanero, mientras salían todas a la cancha:- Isabell es muy tonta para que alguien se fije en ella, además a quién le va a gustar ese color de piel que se ve como sucio-
-Que cruel eres Myu- Le reprochó una de las chicas del grupo de amigas.
-Sólo digo la verdad, no tiene nuestra piel blanca y hermosa ¿o no Isabell?-
-Pues a mí me gusta su color- Dijo Seung Ho detrás de Isabell rodeándola con sus brazos por los hombros:- Eres como un caramelo, dulce y bonito, mientras que Myu se ve amargada, con un pálido muerte y para peores más plana que una tabla de surfear… que hombre se fijaría en ti ¿verdad Isabell?- Dijo sonriente, Myu se alejó ofendida y el resto de las chicas al ver la escena también.
-No tenías por que tratarla así…-Dio Isabell cabizbaja.
-Pues ella no debió de haber empezado- Dijo Seung Ho soltándola.
-Estoy acostumbrada a eso- Dijo ella sin más.
-Chicas a la pista de carrera- Les informó la profesora, y sin volverlo a ver, Isabell se alejó de él como si nada hubiera pasado.
-¿Te alegra que Seung Ho te defendiera?- Le preguntó Myu acercándose mientras ambas corrían.
-No quiero discutir…- Dijo Isabell acelerando el paso.
-Pues debiste pensarlo antes- Dijo Myu metiéndole el pie para hacerla tropezar:- ¡Ups!... tarada- Pero inmediatamente después de eso Myu recibió un fuerte bolazo en la cabeza haciendo que también cayera al piso.
-¡Oh!... Disculpa se me desvió la pierna- Dijo Seung Ho acercándose para recoger la bola, pero cuando estuvo lo suficientemente cerca le susurró:- Te vuelves a acercar a Isabell y te juro que no me va a importar que seas mujer, esta bola fue sólo un aviso ¿entendido?- Dijo alejándose mientras le sonreía.
-S…sí- Contestó ella atemorizada.
-Tu rodilla está sangrando, déjame llevarte a la enfermería- Le dijo él a Isabell, la cual sólo asintió. Seung Ho la levanto sin ningún problema y se quedó esperando todo el tiempo en el que la atendieron:- ¿Cómo te sientes?- Preguntó una vez que pudo entrar.
-Bien, no es grave- Contestó ella.
-¿Por qué dejaste que te hiciera eso?- Preguntó Seung Ho desconcertado. Isabell observó a un lado para evitar verlo, pero luego levanto los hombros sin mucho ánimo para expresar que no sabía:- ¿Sabes que he notado este mes?- Ella negó:-Eh notado que no eres aburrida, si no que eres como una muñeca vacía, y eso es peor que ser aburrido-
-Yo no soy… vacía- Susurró ella con la voz quebrantada.
-Sí, si lo eres-Dijo sin más:- Pero despreocúpate que yo me encargo de llenar ese vacío, pero sólo hasta que puedas llenarlo por ti misma-Dijo sonriente.
-¿Por qué harías eso?-
-¿Por qué?... pues por que somos amigos… ¿Por qué más?- Dijo él extrañado.
            Sin dudarlo dos veces, Isabell lo abrazó mientras que le salían las lágrimas. Seung Ho la consoló en silencio hasta que la última gota terminara de salir. Ese día algo cambió en Isabell. Había sentido como si Seung Ho hubiera apretado un pequeño interruptor en ella, que en el transcurso del tiempo la hizo querer cambiar. Poco a poco lograba tener más confianza en sí misma.
Tres años después, fueron  tiempo suficiente para que Isabell lograra ser más abierta, y ahora era más conocida por ser una persona dulce y amable, que por ser aburrida. La amistad entre ella y Seung Ho se había hecho más fuerte que cualquier otra cosa. Él nunca se alejo de su lado en todo ese tiempo, siempre le daba consejos y la defendía de cualquier cosa, pero en especial la consolaba cada vez que su madre la maltrataba.
-Seung Ho ¿ya pensaste que vas a estudiar cuando te gradúes?- Le preguntó Isabell durante clases.
-Aún falta medio año para eso- Dijo recostándose sobre el pupitre:-¿Qué clase de persona sabría que hacer en este momento? Además yo ya tengo trabajo-
-No se, tal vez a alguien que no tenga ningún prospecto para el futuro- Dijo ella con sarcasmo:- Y no como tú que ya tienes un “futuro”. Yo quiero estudiar algo como literatura o idiomas-
-Con una inteligencia como la tuya y ¿quieres estudiar algo como eso?... Voy a dormir un rato- Dijo cambiando  de tema.
-Ay una diferencia entre ser aplicado y ser inteligente, deberías intentarlo alguna vez- Se mofó ella.
-Antes de iniciar la clase-Dijo la profesora:-Quiero Presentarles a una nueva estudiante, ella es Jae Kyung, la acaban de transferir así que sean buenos con ella por favor- En eso entró una chica muy hermosa y de aspecto alegre.
-Mucho gusto, espero que seamos buenos compañeros-
-Detrás de Seung Ho hay un asiento vacío, puedes colocarte ahí-
-Detrás ¿de quién?- Dijo desconcertada.
-De este individuo- Dijo la profesora con desdén, que se había acercado al pupitre y luego pegó su regla contra el mismo, para asustar a Seung Ho y despertarlo:-Lo último que deseo es volver a tenerlo en mi clase el otro año, así que esfuércese más- Le reclamó.
            Seung Ho le sonrió sarcásticamente pensando lo mismo que ella, pero no dijo  nada. Sólo miró con reclamo a Isabell por no haberlo despertado a tiempo, esta sólo se rió por lo bajo. Pero lo que  Seung Ho no había notado, era que Jae Kyung no le quitaba la vista de encima, al punto de acercarse al extremo del pupitre para verlo más de cerca.
-¿Estás buscando algo?-Preguntó Seung Ho malhumorado sin verla.
-Lo siento- Se disculpó ella, pero seguía demasiado intrigada como para quedarse de brazos cruzados y le escribió una pequeña nota:- ¿Lo Leerías?- Dijo pasándoselo por encima del hombro.
Seung Ho sin siquiera voltearse, tomó el papel que decía ¿Eres Seung Ho el líder de MBLAQ?, pero este sólo levantó la ceja extrañado y le pasó el papel a Isabell para preguntarle si conocía de lo que estaba hablando. Ella levanto los hombros desconcertada. Así que en la misma nota contestó… “No se de que me hablas” y se la devolvió.
-¡A mí no me engañas!- Gritó Jae Kyung a todo volumen:- Tú eres de MBLAQ-
-Que demonios…- Se volteó Seung Ho.
-Señorita ¿qué le pasa? Estamos en clase- Le regaño la profesora.
-Por favor dame tu autógrafo- Le rogó ella sin importarle nada.
-No seas tonta, no se ni siquiera de que hablas…- Dijo él
-El grupo que debutó este año, son 5 y yo sé que tu eres el líder…- Dijo convencida. Todos los compañeros comenzaron a burlarse
-¿Tanto me parezco?- Preguntó él.
-Son idénticos de hecho- Dijo la profesora pensativa:- Pero este de aquí no es nadie, ya quisiera yo que fuera él-
-Pero profesora piénselo, hasta tiene el mismo nombre- Dijo Jae Kyung.
-No seas necia, que yo no soy ese sujeto-
-Él tiene razón, pero se callan los dos- les regañó la profesora, por lo que durante el resto de la clase no hubo más alboroto. Hasta que llegó la hora del almuerzo.
-Que chica más rara- Dijo Seung Ho sin más.
-Dijiste que te gustaban las chicas raras- Dijo Isabell.
-¿Lo recordaste?- Se mofó él. Ella asintió:- Buena chica- Y le revolvió el pelo.
-Oye…-le reclamó ella.
-Disculpen-Dijo Jae Kyung:- Sólo quería decirte que lamento mucho la escena que hice en la mañana, es imposible que seas de MBLAQ-
-¿Por qué?- Preguntó él.
-Por que el de MBLAQ tiene cara de enfermo, tu te vez un poco más sano.
-Me dejas perplejo- Dijo Seung Ho que levanto la ceja.
-Bueno aun no me acostumbro a Seúl pero de donde yo vengo, cosas como esas no ofenden-Dijo sentándose.
-No estoy ofendido ¿Pero quien te dio permiso para sentarte?- Le reclamó.
-Ella- Dijo refiriéndose a Isabell.
-Mentirosa- Susurró Seung Ho.
-Me llamo Jae Kyung, un placer conocerlos-
-Yo me llamo Isabell, mucho gusto-
-¿Puedo llamarte Isa?-Preguntó ella sonriente. Isabell asintió:- Isa tienes el pelo más largo que haya visto y además es muy lindo-
-Je…-Se mofó ella:- Gracias-
-¿Me dejarías hacerte una trenza?- Preguntó ella ansiosa.
-¿Qué es lo que quieres?- Intervino Seung Ho abrazando a Isabell como si intentara protegerla.
-… ¿Qué crees que le voy  a hacer?- Preguntó Jae kyung extrañada.
-Seung Ho, tranquilo- Le dijo Isabell amablemente retirándole los brazos con suavidad:- No pasa nada-
-Ustedes… ¿son novios o algo así?-
-No- Dijo Isabell:- Es sólo que a veces tiende a ser muy sobre protector, anda Seung Ho discúlpate- Sin embargo éste no dijo nada y sólo evitó mirarlas.
-Déjalo así, pero entonces ¿sí puedo hacerte una trenza?-
-Claro- Contestó ella.
-Waaa… me moría de ganas- Dijo una vez que se la terminó:-Tienes el pelo precioso, pero no deberías usarlo para taparte la cara, tienes unos ojos muy bonitos, no hay necesidad de que te veas como una de esas chicas de terror japonesa-
-Eh… es que no soy muy dada a peinarme, pero gracias- Dijo Isabell algo extrañada.
-Oye Seung Ho no seas grosero, dile algo guardaespaldas-Le exigió Jae Kyung.
-¿Guardaespaldas?- Susurró este molesto:- Pero… sí te ves bonita-
-Gra…gracias- Dijo Isabell algo avergonzada, pero como Seung Ho también se sintió incómodo, decidió retirarse.
-Ya vengo…-Dijo él:-… no, mejor no me esperen- Y se marchó algo incómodo.
-Je, je- Se mofó Jae Kyung:- Tu belleza lo incomoda-
-¿Cómo crees?- Se burló Isabell:-Tú, eres más bonita que yo-
-Nadie estaba hablando de mí, pero… ¿Segura que no son novios?- Pero en eso dos chicas que estaban  en la mesa de a la par se empezaron a burlar.
-¿Novios?-Dijo una de ellas:-Isabell es la mascota de Seung Ho-
-Sí-La apoyó la otra:- ¿No has visto como la trata? Y por todo le menea la cola.
-¿Y de donde vienes Isa?- Dijo Jae Kyung ignorándolas por completo.
-Soy de aquí de Corea…- Contestó ella en voz baja.
-¿Eh?... quien lo diría, por tu color pareces extranjera-
-Mi papá era de Brasil-Dijo cabizbaja.
-No les hagas caso- Le animó Jae Kyung:- Deben estar celosas de que tú y Seung Ho sean tan buenos amigos… después de todo es muy guapo… y tiene los labios sexys como el líder de MBLAQ-
-Pervertida-Se mofó Isabell.
-Pero sabes, si estuviéramos en mi pueblo las hubiera golpeado a las dos, pero le prometí a papá que me comportaría, será en otra ocasión-
            Sólo unas horas habían transcurrido desde el momento en que había conocido a Jae Kyung, pero sin ninguna duda Isabell supo que podrían ser grandes amigas. No obstante, llegó ilusionada a su casa, justo en el momento en que su madre no se encontraba de buen humor.
-¿Qué tanto te miras en el espejo?- Preguntó la mujer al ver que su hija no dejaba de observarse desde que llegó.
-Nada- Contestó Isabell en voz baja. Aunque en realidad si se fijaba en su apariencia; preguntándose si en verdad podía verse bonita. Seung Ho había sido la primera persona que se lo había mencionado.
-Deberías cortarte el pelo- Dijo la mujer seria:- Está demasiado largo, no me gusta-
-Pues a papá le gustaba así- Contestó ella enojada. Pero de inmediato se quedó callada al ver la furia con la que su madre la observaba:- Lo siento…mamá-
-Buenos días Seung Ho-Le saludó Jae Kyung al día siguiente:- ¿Sabes? Entramos a las 7-Le recordó ella, ya que el llegaba una hora tarde.
-Y a ti que te importa- Contestó de mala gana, por recordarle algo tan banal como eso:- ¿E Isabell?-
-Pensé que habían tenido una aventura juntos ya que ninguno había llegado-Se mofó ella, pero Seung Ho sospechó que algo pasaba, por lo que intentó llamar inmediatamente:-¿Por qué te preocupas?... tal vez se le hizo tarde-
-Ella es una estudiante modelo, nunca llega tarde, excepto por…- Dijo pensativo.
-¿Eh? ¿Excepto por qué?- Preguntó ella curiosa.
-Me voy- Dijo el levantándose.
-¿Qué?, pero si acabas de llegar-Se sorprendió ella:-Además, hasta el mejor estudiante tiene sus días malos-
-Tras de que llega tarde hace un alboroto en el aula, ya cállese y siéntese-Le dijo la profesora molesta.
-Tranquilo, ya la contactarás, sólo es una hora-Le apaciguó Jae Kyung. Seung Ho pensó que tal vez ella podía tener razón, y se sentó. Pero en su interior aun tenía una pequeña duda y durante el receso intentó comunicarse de nuevo.
-Disculpe profesora- La dijo Seung Ho:- ¿Sabe por qué no venido Isabell? ¿Le han informado de algo?-
-Su mamá llamó en la mañana para informar que ella está enferma y que hoy no vendría-
-¿Ves? Te lo dije-Dijo Jae Kyung dándole una palmada.
-Es que me parece raro que no me conteste-
-Oh… ¿y cuando le pedirás que sea tu novia?-Preguntó ella maliciosamente.
-Que necia eres-Contestó el sin más:- Yo no la veo como una mujer, ella es como una hermana pequeña-
-Mmm…-Se quedó ella pensativa:-Pues yo creo que ella te ve como un hombre-
-Ni siquiera nos conoces, no digas cosas tan a la ligera-
-No lo digo por decir, soy mujer, las mujeres saben de ese tipo de cosas-
-Que seas bonita y tengas experiencia, no significa que todas las mujeres sean iguales-Dijo él mirándola con desdén.
-¡Hey!- Le reclamó ella:- Mi papá no me deja tener novio, no es experiencia, es intuición femenina, tarado, pero… a parte de eso… ¿Te parezco bonita?-Seung Ho la observó.
-Como si nunca te lo hubieran dicho-
-Tú nunca me lo habías dicho- Dijo ella acomodándose el cabello detrás de la oreja.
-Ya deja de coquetearme, ya te lo dije no soy ese cantante- Dijo este molesto por su actitud.
-Pero tú eres más alcanzable- Se burló ella:- Sólo bromeo, papá no me deja tener…-
-Novio- Terminó la frase Seung Ho:- Pero… ojos que no ven, corazón que no siente-Y levantó la ceja.
-Ni lo sueñes- Dijo ella alagada sonriente.
-Vaya que eres rara- Se mofó él.
Esta era la primera vez que Seung Ho conocía a una chica que le atrajera desde que estaba con Isabell. E intentó pasar con ella el resto del día, pero al parecer Jae Kyung se tomaba muy en serio la prohibición de su padre; aunque no veía de mal modo corresponderle a Seung Ho con un par de coqueteos.
Para ese entonces Seung Ho se había olvidado del asunto de Isabell, hasta que llegó el día siguiente y se dio cuenta del grave error que había cometido, cuando ella tampoco asistió. El había ignorado en su interior el hecho de que  le había pasado algo y sin más demora dejó todo botado en la primera clase para correr hacia la casa de ella.
-¡Isabell!- Gritó mientras tocaba la puerta frenéticamente y tras unos segundos su madre abrió.
-¿Tú de nuevo?-Preguntó viéndolo con desprecio.
-¿Dónde está?-Preguntó él serio.
-En su habitación- Contestó la mujer sin más dejándole espacio para que entrara. Lo cual hizo sin dudar.
-¿Isabell?- Dijo cauteloso al entrar al cuarto. Ella estaba sentada en medio del piso, haciendo pequeñas montañas de cabello con los mechones que su madre le había cortado. Al acercarse a ella, Seung Ho notó que tenía las manos y los brazos llenos de cortaduras:-¿Qué… qué pasó?- Preguntó atónito acercándose.
-Mamá quiso cortarme el pelo-Dijo ella que seguía enfocada en las montañas de pelo:- No es muy buena haciéndolo por lo que le dije que no, pero sin querer me cortó a mí… yo te esperé aquí sentada… pero no venías- Dijo ella que comenzaron a salirle las lagrimas.
-Lo siento tanto-Dijo abrazándola:- No volveré a dejarte sola… lo prometo-Dijo afligido.
-¿En serio?-
-Te lo juro- Dijo firme:- Vámonos de aquí- Dijo el levantándola, pero ella se encontraba tan cansada que sólo cerró los ojos y se durmió.
Justo después de eso Seung Ho se la llevó a su casa, con  el consentimiento de Min, pues ya  había calmado su estado mental, además de que no le hacía mucha gracia tenerla cerca en cualquier condición.
-Dios ¿Qué le pasó?- Preguntó extrañada Hiemi, la madre de Seung Ho, al llegar él con ella en esas condiciones.
-Esta vez esa mujer se volvió completamente loca, no podía dejarla en su casa, deja que se quede aquí esta noche mamá- Le rogó él.
-Pobre niña, llévala a mí cuarto- Accedió Hiemi.
-No te molestes, se va a quedar en el mío, me necesita- Dijo él llevándola hasta su cama.
-Te saco de patadas a la calle si esa niña amanece embarazada Seung Ho- Reaccionó ella.
-Mamá…- Le reclamó él:- Primero, sigue siendo una niña, y segundo ni siquiera salgo con ella como para intentar algo así, no soy ese tipo de hombre-
-Más te vale Seung Ho- Dijo la mujer amenazadoramente:- Voy a prepararle el almuerzo, debe estar hambrienta-
-Muchas gracias mamá-
Seung Ho pasó el resto de la tarde limpiándole las heridas de los brazos y llenándola de curitas. Además de ello no se separó de su lado en toda la noche, pero al día siguiente, bajo amenaza de su madre se vio obligado a ir al colegio mientras ella la cuidaba.
-Entonces ¿sí pasó algo?- Preguntó Jae Kyung preocupada.
-Nada que te importe- Contestó él serio.
-¿Por qué siempre eres tan grosero cuando se trata de ella?- Dijo molesta:-¿Acaso tienes derechos exclusivos con Isabell?-
-No…no es eso-Dijo suspirando:- Lo siento, es sólo que desde hace mucho tiempo siempre hemos sido sólo ella y yo, y por diferentes razones, para mí la gente que está fuera de ese círculo comenzó a ser gente sin importancia… gente distante que no nos entiende, y contigo es todo tan extraño… irrumpes de la nada y eres molesta y ruidosa… no eres como los demás-
-Siempre pensé que eras alguien muy desinteresado de todo en general, pero te preocupas mucho por cosas tan poco lógicas como esas-
-¿Poco lógicas?-Dijo Seung Ho levantando la ceja.
-Sí, pero no tiene nada malo, es sólo que de vez en cuando, existen vientos de cambio y eso no significa que haya que rechazarlos a toda costa… hay cambios muy buenos… por ejemplo yo-Dijo sonriente:- No soy una mala persona, yo podría ayudar a expandir su pequeño mundo… si no te molesta-
-Jum… quien te escucha dice que eres una mujer de mundo y sólo vienes del campo- Se mofó él.
-La gente de campo es más sabia que la gente de la ciudad-Seung Ho comenzó a reírse:-¿Qué pasa?-Preguntó Jae Kyung consternada.
-No me molesta- Dijo el sereno contestando. Ella tan sólo sonrió.
-Isabell- Le llamó Hiemi suavemente para despertarla. Ella abrió los ojos y al ver a la madre de Seung Ho se sentó de inmediato.
-Discúlpeme, seguro he dormido demasiado, muchas gracias por cuidarme este tiempo, ya me retiro-Dijo ella comenzando a levantarse.
-Pero si no te estoy echando querida-
-Ah…bueno, pero igual es mucho abuso de su hospitalidad-
-Por el contrario, más bien quería decirte, que he estado pensando y como madre y persona yo no puedo quedarme de brazos cruzados mientras tu sufres de ese modo, te conozco y conozco a tu mamá, pero ambas sabemos que aunque no lo hace a propósito, luego de 4 años me parece que ya es suficiente… y quiero saber si no te gustaría vivir aquí con nosotros-
-¿Eh?...- Dijo ella sorprendida.
-¿Qué dijiste?- Preguntó un joven de unos 15 años en el umbral de la puerta:- Madre ¿estás promoviendo las relaciones sexuales fuera del matrimonio a tan joven edad? Por que si es así, quiero que mi novia pase aquí los fines de semana-
-Dios, por que me das esta clase de niños-Susurró la mujer encolerizada:- ¿Te volviste a escapar de colegio?- Le gritó
-Yo no soy Seung Ho mamá, hubo consejo y las clases se suspendieron temprano, pero ¿en serio se va a quedar a vivir aquí?-
-No sé, todo depende de ella-Dijo la Hiemi viendo a Isabell.
-No podría hacer eso, sería una carga y dejar a mi mamá sola…-
-No intento lastimarte pero sabes que tu mamá estaría mejor sin ti, y nunca en la vida serías una carga, siempre quise tener una niña… y como podrás ver… no pasó-
-¿Por eso vestías a Seung Ho de niña?-
-Ya cállate Wo Yong, te dije que eso era por que no teníamos dinero para el ultrasonido y creímos que iba a ser una niña, no fue con mala intención, la ropa ya estaba comprada, pero ese no es el caso, el hecho es que me encantaría que vivieras aquí con nosotros, después de todo ya casi eres parte de la familia-
-¿Se… segura?- Preguntó Isabell preocupada.
-Pues claro, comparado con mis verdaderos hijos, tú serás el orgullo de esta casa-
-Yo también te amo mamá- Dijo Wo Yong con sarcasmo.
-¿Entonces que dices?- Preguntó la mujer ansiosa. A lo que Isabell asintió no muy convencida, pues se encontraba realmente apenada.
-O duermen juntos o Seung Ho se va al sofá, pero en mí cuarto no lo quiero- Dijo el chico malhumorado.
-O duermes conmigo y tu papá o con tu hermano- Le contestó Hiemi.
-Seung Ho está bien- Dijo este cediendo.
-Hecho, hagamos una fiesta de bienvenida hoy en la noche- Dijo la mujer emocionada.
-Bienvenida- Le dijo Wo Yong sin mayor importancia.
Para cuando Seung Ho llegó, aun no habían planeado decirle, pero de igual modo a este se le hacía algo extraño que estuvieran preparando una fiesta de la nada. Sin embargo la sorpresa fue arruinada por su padre.
-Entonces ¿tenemos una nueva hija?- Gritó el hombre emocionado abriendo la puerta de la casa.
-¿Eh?... ¿Otra vez embarazada?-Preguntó Seung Ho sorprendido:- Pero si ya estás muy vieja mamá-
-¿Tanto me odias señor?-Susurró ella cansada de sus hijos.
- No seas tonto- Dijo el papá:- a su edad ya no puede tener más hijos, me refiero a que me enteré que decidimos adoptar a Isabell-
-Montón de desgraciados-Dijo Hiemi cansada:- ¿Ves lo que te dije? En verdad vas a ser el único orgullo en esta casa- Le dijo ella a Isabell.
-¿Es cierto eso?-Preguntó Seung Ho:- ¿Te vas a quedar aquí?-
-Sí, tu mamá me lo pidió hoy… pero si no te sientes cómodo me iré, no te preocupes-
-Para nada, me alegro que hayas aceptado- Y al terminar de decir eso, se acercó a su madre y le dio un fuerte abrazo:- Gracias- Dijo dándole un beso en la mejilla.
-No hay de qué- Contestó ella.
            A pesar de que se sentía muy feliz, Isabell no lograba evitar sentirse algo incómoda. Pero decidió esforzarse lo más que pudo para ser alguien mejor; después de todo la oportunidad le había llamado a su puerta. Así que luego de visitar a su madre para avisarle, recogió un par de cosas y se marchó para siempre de ahí. Todo el incidente del cabello había quedado atrás, tras pasar a un salón de belleza y sin otro incidente a la vista, se asentó plenamente en la casa de Seung Ho, en donde más allá de la incomodidad, por primera vez en mucho tiempo se sentía segura de sí misma y de las cosas que la rodeaban.
-Hace casi 3 meses ya, que vives con Seung Ho y cada vez te ves más radiante-Le dijo Jae Kyung.
-…Gracias- Se mofó ella avergonzada.
-No, no era un cumplido, es sólo que me parece extraño, lo ves en la casa, lo ves en el colegio… es decir pasas 24 horas con él… ¿No te aburres de ver la misma cara todos los días?-
-Jae Kyung, si vas a hablar mal de mí ¿por qué no esperas si quiera que me vaya?- Dijo Seung Ho sentado a la par de ellas.
-Pero si no estoy hablando mal de ti, sólo quiero saber qué tienes de especial para que ella se vea más linda todos los días-Dijo ella pensativa.
-Soy adorable- Dijo Seung Ho engreídamente.
-Lo he estado pensando mucho- Dijo ella ignorándolo:- Isa ¿me dejas ser tu hermana mayor?-
-Pero si yo soy mayor- Contestó esta extrañada.
-Es que eres tan adorable que no puedo evitar verte como una niña-
-Pero no soy una niña-Dijo ella algo molesta, frunciendo el ceño.
-¿Me dejas sacarte una foto con esa expresión? Ella sí es adorable-Le dijo a Seung Ho.
-De todos modos quien quiere tener encima a una acosadora- Contestó él.
-Entonces ¿Cuándo vamos de compras por nuestros vestidos de graduación?- Dijo Jae Kyung volviendo a ignorarlo.
-Es cierto, sólo faltan dos meses- Razonó ella.
Sin embargo Isabell no pudo comprarlo en ese momento ya que no tenía dinero propio. El papá de Seung Ho había ofrecido comprárselo, pero ya que ellos se habían encargado de todos sus gustos, ella no quería que siguieran gastando más en ella, por lo que tomó un trabajo de medio tiempo. Con dos meses de trabajo no sería el vestido más glamoroso de la graduación, pero nada la hacía más feliz que poder conseguirlo con sus propias manos, aun si fuera el vestido más corriente del mundo.
Con el trabajo a Isabell no le quedaba tiempo para nada, además siempre había sido muy despistada, por lo que no notó que Jae Kyung y Seung Ho se habían acercado mucho,  tanto así que se habían hecho novios. Sin embargo lo descubrió a tan sólo tres días antes de la graduación mientras Jae Kyung y Seung Ho conversaban en el aula vacía a la hora de la clase de educación física.
-Seung Ho ¿Cuándo planeas decirle a Isabell que estamos saliendo?-Preguntó ella.
-¿Cuándo planeas decirle a tu papá que estamos saliendo?- Dijo el abrazándola.
-Es en serio- Dijo ella apartándolo.
-Yo también hablo en serio, me siento como un amante prohibido-Dijo él, pero Jae Kyung le hizo una mirada de reproche:- ¿Por qué le das tanta importancia?-
-Porque estoy segura de que ella te ve del modo en que te veo yo- Dijo afligida:-Mejor que se entere por tu boca que por rumores-
-Es tu imaginación- Dijo él sin más.
-Te lo juro por mi vida que es verdad, que me parta un rayo si me equivoco y si así fuera en todo caso es tu mejor amiga, no deberías guardarle ningún secreto-
-En eso tienes razón, pero sin que te parta un rayo te probaré que te equivocas-Dijo él dándole un beso y luego tomando los papeles del escritorio para comenzar a salir. Pero se detuvieron al ver a Isabell en la puerta.
-Yo… lo siento- Dijo nerviosa:- Me enviaron por los papeles… no quería interrumpir-
-No te disculpes, si escuchaste lo que estábamos diciendo soy yo quién debe disculparse- Dijo Seung Ho:- No era que no quisiera contártelo, es sólo que no he tenido la oportunidad, hace una semana y media que estamos saliendo formalmente-
-¡Ah!... Fe… felicidades- Dijo retrocediendo, pero se topo con el profesor.
-¿Cuántos estudiantes necesito para que me traigan unos documentos?- Dijo el profesor:- Los tres a la cancha de inmediato- Les ordenó.
            Isabell salió primero caminando más rápido, pero no se dirigió a la cancha sino a otra de las aulas vacías y comenzó a llorar fuertemente. Jae Kyung que se había dado cuenta de lo acertada que había sido su intuición, decidió seguir a Isabell al lugar en donde se encontraba. Pero tras unos segundos, sólo la acarició.
-Lo siento mucho… en verdad estoy contenta por ustedes- Dijo Isabell sin observarla.
-Sabía desde el momento en que te conocí que a ti te gustaba Seung Ho, pero… para serte sincera, no quise prestarle mucha importancia por que en verdad me agrada y sabía que si lo tomaba en serio, hubiese perdido en contra tuya-
-¿De que hablas?- Preguntó ella desconcertada. Isabell le limpió las lágrimas.
-No quiero entrar en detalles sobre eso ahora, pero si algo me ha enseñado mi padre, es que la vida es muy corta para ser una persona cruel y no deseo que mi papá me recuerde de esa forma, así que haré un trato contigo-
-¿Un trato?-Preguntó ella.
-No sé desde hace cuanto estás enamorada de él, pero estoy segura que es mucho más tiempo de lo que yo llevo… estando yo en tu lugar me odiaría a mí misma por entrometerme, así que le voy a dar la oportunidad a Seung Ho de que escoja entre las dos-
-¿Quieres que me declare a Seung Ho?-
-Sí, así el tendrá oportunidad de estar con quien en verdad ama… no es que lo esté regalando claro está, pero si él te escoge, juro por lo más sagrado que no volveré a intervenir-
-¿Te das cuenta de lo que estás diciendo? Podrías perderlo si así fuera… o es que estás muy segura de que no me va a escoger…-
-No estoy segura de nada Isabell- Dijo ella cabizbaja:-Pero por ello mismo quiero salir de la duda lo más antes posible, ya sea que te escoja a ti o a mí, y si en dado caso fueras tú la elegida, me dolería… es cierto, pero nunca en la vida me enojaría contigo, por que eres como mi hermana menor. Así que hoy después de clases creare una oportunidad, para ti-
-Lo siento mucho-
-No hay por que disculparse, ninguna de las dos tiene la culpa de lo que está pasando, así que… aprovecha esta oportunidad, por que no pienso volver a dártela- Se mofó.
            Isabell asintió aunque no muy segura. Ambas estuvieron ansiosas todo el día y cuando se acercó la hora, ambas se fueron detrás del colegio, ya que Jae Kyung le había dejado una nota a Seung Ho en su escritorio, diciéndole que llegara a ese lugar.
-Es ahora o nunca Isabell, recuerda que no hay otra oportunidad, yo me esconderé detrás del árbol-
-…Muchas gracias Jae Kyung-
-¿Eh?... pero si aun no he perdido- Dijo ella guiñándole un ojo:- Ahí viene…-Dijo ella escondiéndose. Sin embargo a pesar de que para ella hacer eso era lo correcto, no dejaba de pensar “¿Qué estás haciendo Jae Kyung?… Eres una tonta”
-¿Has visto a Jae Kyung?-Le preguntó Seung Ho:- Me citó aquí, pero no la veo-
-En realidad, fui yo quien te citó- Dijo ella nerviosa.
-Que tonta eres…-Susurró Jae Kyung con los ojos llorosos.
-Te escucho- Dijo Seung Ho sin más.
-Eh… yo no sé como decirte esto…-
-¿Sigues enojada por que te oculté lo del noviazgo?-Dijo él.
-No, no es eso… lo que voy a decir va ha cambiar mucho las cosas entre ambos, pero no puedo contenerme más-
-¿Pasa algo?-Preguntó Seung Ho preocupado
-Yo… yo te amo- Se lo lanzó de una sola vez. Seung Ho se quedó sorprendido, mientras que a Jae Kyung se le detuvo el corazón.
-¿Estás… segura de eso?-Le preguntó él.
-Sí- Dijo firme.
-¿Desde hace cuanto?-Preguntó serio.
-Desde aquel día en la enfermería, cuando te abriste conmigo-
-¿Y por qué ahora?- Preguntó algo molesto:- Sabes que estoy saliendo con Jae Kyung-
-Precisamente por eso, nunca tuve el valor de decírtelo antes… por que pensé que siempre te tendría conmigo-
-Se que tus sentimientos probablemente son reales, pero Jae Kyung es tu amiga ¿entiendes las implicaciones de esto?-
-Seung Ho…-Susurró Jae Kyung preocupada.
-Sí las entiendo… pero me duele mucho seguir guardando esto, mi intención no es lastimarla, pero no podía seguir así… necesito tu respuesta- Le rogó.
-Sé que te dije que ella y yo habíamos empezado hace una semana y media, pero siendo sincero hemos salido por más de dos meses, sólo que no formalmente… lo que quiero decir, es que mis sentimientos por ella han crecido mucho y en verdad me gusta… así que… muchas gracias por tener esos sentimientos tan profundos por mí, pero no puedo aceptarlos… lo siento mucho- Dijo apesadumbrado, Isabell sólo agarró fuertemente su enagua.
-De todos modos no esperaba que dijeras que sí… pero gracias por escucharme- Dijo cabizbaja.
-Tú eres mi mejor amiga y eres parte de mi familia… siempre te voy a querer- Dijo intentando acariciarla pero ella se alejó.
-Voy a…-Dijo ella retirándose:- Se me hace tarde para ir a trabajar, así que te veré en casa- Dijo marchándose.
-Ten cuidado- Le gritó Seung Ho a Isabell que cada vez se alejaba más rápido:- ¿Estás aquí Jae Kyung?-Preguntó él a la nada, ella se asomó detrás del árbol:-¿Tú la  obligaste a hacer eso?-
-No la obligue- Contestó cabizbaja:-Sólo se lo sugerí-
-¿Te volviste loca? ¿Cómo me lanzas a los brazos de otra mujer así de la nada?-
-No te lance a los brazos de cualquier mujer, yo sabía que ella te amaba y me hice la desentendida, soy una mala persona Seung Ho, probablemente la hubieras aceptado de no haber andado yo contigo-
-Eso no lo sabes Jae Kyung, en este momento estoy saliendo contigo y no voy a dar marcha atrás, me molesta mucho que hayas pensado que yo podría escoger a Isabell cuando te dije un montón de veces que yo la veo como mi hermana, desde mi perspectiva te pasas de buena ¿qué hubieras hecho de haberla aceptado? ¿Me hubieras dejado ir sin más?-
-Pero no lo hiciste-
-Entonces ¿por qué lloras?-
-Por que siento mucha pena por ella, pero a la vez no puedo evitar sentirme feliz- Seung Ho sonrió y luego la abrazó.
-No vuelvas a hacer eso- Jae Kyung asintió:- Y no eres una mala persona, pero ahora va a haber consecuencias-
-¿De qué hablas?-
-Isabell debe estar muy humillada y se va a sentir incómoda y avergonzada cada vez que me vea en casa, así que a partir de hoy a por lo menos unas tres semanas o dos, sería bueno que no anduviéramos muy juntos, para que ella no se sienta tan mal y lo asimile un poco-
-¿Eso incluye el baile de graduación?-
-Sí señorita, no lo tomes a mal, pero ya que soy yo quien vive con ella, voy a tener que cargar con el peso-
-De acuerdo-Dijo ella calmándose.
-¿Pasó algo en el colegio? Están muy callados los dos- Dijo Hiemi durante la cena.
-Nada en especial- Contestó Isabell.
-¿Seguros? No se habrán enojado ¿verdad?-
-No mamá- Contestó Seung Ho:- ¿Y papá?- Cambió de tema.
-Anda de viaje-
-¿Y cuando viene? Por qué si va a regresar ¿verdad?- Preguntó algo molesto.
-¿Qué insinúas Seung Ho?- Dijo ella seria
-No nada- Dijo sin más
-Ya que hablamos de familia, ¿cuando planeas decirle a tu mamá que te vas a graduar? Isabell-
-No hay necesidad de hacer eso, ni siquiera le importó que se fuera a vivir aquí- Intervino Seung Ho.
-Sigue siendo su madre te guste o no Seung Ho- Dijo Hiemi:- No tiene que vivir desconectada, no te estoy forzando querida, pero deberías pensarlo- Isabell asintió:- Cambiando de tema ¿Cuándo planeas ir por tú vestido?-
-El mismo día del baile es cuando me pagan, entonces lo iré a recoger-
-Si tienes algún problema me llamas-
-Sí señora-
            Más que avergonzada, Isabell se encontraba triste por lo sucedido y a pesar de que pudo soportar el día, apenas se encerró en el cuarto comenzó a llorar. Al día siguiente Seung Ho notó que ella tenía los ojos hinchados, pero sabía que ella necesitaba espacio y no le preguntó nada.
            Al llegar al colegio Isabell intentó evadir por todos los medios a Jae Kyung, pero no porque se encontrase enojada, sino por que con ella sí se sentía incómoda.
-¿Escuchaste lo que pasó ayer?- Dijo una chica de tono emocionado, mientras se lavaba las manos en el baño.
-¿Qué?-Dijo la otra curiosa.
-Dicen que vieron a Isabell declararse a Seung Ho-
-¿En serio? Pero él está saliendo con Jae Kyung ¿no?-
-Sí lo se, pobre Jae Kyung, con amigas así para que enemigas-
-¿Y qué le contestó Seung Ho?-
-Que no  obvio, es decir quien dejaría botada a Jae Kyung por alguien como Isabell, tendría que estar ciego-
-Eso es cierto, no le llega ni a los talones-
-Si lo ves de este modo, metafóricamente Isabell pasó de ser la mascota de Seung Ho a ser literalmente una perra- Se mofó.
-Ya basta- Intervino Jae Kyung saliendo de uno de los baños:- Isabell sigue siendo mi amiga, ustedes no conocen la historia así que no digan esas cosas por favor-
-Lo sentimos- Dijeron ellas retirándose.
            Sin embargo esa conversación no sólo la había escuchado Jae Kyung, pues contiguo al baño de ella, Isabell también la estaba presenciando. No obstante, a pesar de que Jae kyung la había defendido aún así Isabell no pudo mostrarle su cara.
-Que tonta soy…- Se susurró así misma.
            Con forme avanzaba el tiempo y llegó al viernes, Isabell iba decayendo más y para el momento en el que iba a recoger su vestido, ya no tenía ningún incentivo para ir al baile, aunque de todos modos se preparó para ello.
            Recordando las palabras de Hiemi, decidió partir una hora antes para pasar por casa de su madre y avisarle, con especial cuidado de que Seung Ho no se enterara, sino  hubiera tratado de acompañarla y ella no quería.
-¿A qué has venido?-Preguntó la mujer serena.
-Sólo quería decirte que hoy es el día de mi graduación-
-Me alegro por ti- Dijo ella, Isabell quedó sorprendida:- Generalmente las personas como tú, son un estorbo para todos los demás, esperando siempre que las demás personas resuelvan tus problemas, como las sanguijuelas, que una vez que le chupan toda la sangre a sus víctimas se van, así como tú te aprovechas de tu amiguito para que te resuelva todo, por eso me alegro de que puedas graduarte, a lo mejor así aprendes a dejar de extorsionar a las personas para que lo hagan todo por ti-
-Ya me tengo que ir- Dijo Isabell cabizbaja levantándose. Pero su madre le agarró del brazo y de manera muy impulsiva la abrazó.
-No llores bebé- Le susurró acariciándola:- Tal vez puede que me equivoque, el que nace inútil… siempre será inútil, eres fea y tonta, deja que tu mamá te proteja-
-Ya suéltame- Dijo empujándola asustada haciendo que Min cayera al piso, pero de inmediato se aferró a sus piernas haciendo que Isabell también cayera.
-No me dejes sóla –Le suplicó la mujer llorando.
Pero Isabell en un estado de frenesí, comenzó a apartarla con las piernas y una vez que estuvo libre aprovechó para salir corriendo de la casa, y no paró de correr aún cuando se calló varias veces y tenía las rodillas lastimadas. Un kilómetro y medio después, se encontraba en pleno centro de Seúl y sin más que hacer y a donde ir, se detuvo en una casetilla telefónica.
-¿Seung Ho?- Preguntó a penas contestó.
-Disculpe no, habla su novia Jae Kyung, me dejó el celular mientras realizaba unas actividades- Contestó ella.
-Jae… soy Isabell- Dijo ella con la voz quebrantada:- ¿Podrías buscar a Seung Ho por favor?-
-¿Isa? ¿Dónde estabas? El baile ya empezó-
-Tan sólo pásame a Seung Ho por favor- Le rogó.
-Claro- Dijo Jae Kyung buscándolo entre la multitud:- Isa, si pasa algo puedes contar conmigo, yo sigo siendo tu amiga ¿por qué no me dices que pasa?-
-En verdad necesito a Seung Ho… por favor- Dijo algo molesta.
-Lo estoy buscando, pero en verdad te ruego por lo más sagrado que antes de que hables con él, hables conmigo- Le dijo ella afligida.
-¿Por qué?-
-No pudo pasar en un mejor día, pero hoy los padres de Seung Ho firmaron los papeles del divorcio-
-Se… ¿se van a separar?- Preguntó Isabell sorprendida.
-Sí… yo pensé que tú lo sabías… viven en la misma casa- Le dijo Jae Kyung extrañada.
-No, no lo sabía-
-Bueno… yo intuyo que Seung Ho no quiso contarte nada por que… el siempre te ayuda- Intentó arreglarlo para que Isabell no se sintiera mal:- Él sabe que tus problemas son más serios y para él es importante que tú estés bien, pero a  pesar de que no ha dicho mucho sobre el tema, yo sé que está dolido, así que por lo menos por hoy, apóyate en mí, yo recorreré mar y tierra por ayudarte y no porque Seung Ho esté mal- Le aclaró:- Si no, por que tú eres mi mejor amiga y si quieres que te ayude, te ayudaré y si quieres hablar sólo con Seung Ho te lo pasaré… tal vez sea yo quien me equivoque y lo único que ustedes dos necesitan es… él uno al otro… Seung Ho- Dijo ella topándoselo de frente y dándole de inmediato el celular.
-¿Qué pasa?-Preguntó él extrañado.
-Sólo contesta- Le apremió Jae Kyung
-¿Aló?... ¿aló?... ¿quién era?... creo que se cortó-Dijo el revisando la señal.
-Era Isabell, pero algo le pasó y estoy preocupada por que sonaba muy mal-
-¿Te dijo dónde estaba?- Jae Kyung negó:- Voy a buscarla- Dijo apresurándose a salir.
-Voy contigo- Dijo ella siguiéndolo.
            La llamada no se había cortado, Isabell había decidido colgar… Jae Kyung había confirmado las palabras de su madre. De no haber sido porque ella siempre esperaba a que Seung Ho viniera en su caballo blanco a rescatarla de sus “grandes problemas” tal vez hubiera notado los pequeños detalles que estuvieron ahí todo el tiempo sobre el divorcio de sus padres.
            Ejemplo de ello, el padre se ausentaba más de la cuenta los últimos meses, el tono frío que tenía Hiemi a la hora de referirse a su esposo. Pero además de ello, Isabell se dio cuenta de que para Seung Ho ella siempre fue un estorbo, ya que todo el tiempo le causaba problemas, pero nunca quiso decirle nada por el afecto que existía entre ambos.
            Sin más a donde ir, se sentó en una parada de bus y pasó ahí toda la noche. No podía volver con Seung Ho, no podía ni levantar la cara por lo avergonzaba y patética que  creía haber sido hasta ahora.
            Aproximadamente a las dos de la madrugada, venía un joven en su carro hablando por teléfono mientras derramaba un par de lágrimas algo alterado.
-A mí nada me sale bien Lee Tuck, ya no sé que hacer- Dijo afligido
-Primero que nada llorar no es una opción- Contestó este:- Podrías tener un accidente por conducir en ese estado, ahora nuestro coreógrafo sabe que tú eres más un músico que un bailarín, por eso te exige tanto, pero no es por que le caigas mal-
-¿Estás seguro?- Preguntó sin ánimos.
-Sí, es decir, el video lo graban dentro de una semana y ya te sabes todos los pasos, es cuestión de adecuarse al ritmo de los demás-
-Pero si yo lo hago igual que los demás-
-Henry, sé que como líder es mí deber encargarme de muchos de los problemas que hay en el grupo, pero no a las dos de la mañana, sin contar el hecho que deberías hablarlo con tus compañeros para que ellos te ayuden durante los ensayos-
-Sí yo sé, pero ellos no me hacen caso…-
En eso, Henry se vio horrorizado cuando una persona cayó por la calle que él transitaba, y a pesar de no ir tan rápido quemó las llantas un par de metros antes de frenar. Atónito, tardó un par de segundos en reaccionar y luego salió del carro rogándole a Dios que no lo hubiera atropellado.
-Gracias a Dios- Se alivió al ver que no lo había tocado, en eso notó que era una mujer:- Señorita ¿se encuentra bien?-
            Esa mujer había resultado ser Isabell, pero se encontraba inconsciente, así que sin más remedio Henry decidió subirla al carro. Aunque de una manera muy patética, pues a pesar de ser ella delgada, ni siquiera se la aguantaba.
“¿Qué hago?”… pensó algo asustado, pero sin ocurrírsele nada, no le quedó de otra que llevársela a su apartamento.
             Rogando por que nadie lo viera mientras trasladaba a esa mujer desde el estacionamiento hasta el ascensor y de ahí al apartamento, procuró darse prisa, pero como Henry no era muy fornido, terminó muy cansado para cuando llegó. Sin embargo, al intentar subirla a la cama, se subió encima de esta y de ahí comenzó a jalarla, pero debido a que ya estaba exhausto a mitad de camino se le soltó y él resbaló por el otro lado de la cama pegando la cabeza contra la pared y desmayándose.

2 comentarios: